miércoles, 22 de diciembre de 2010

la Ley Sinde postpuesta, que no erradicada

Desde pequeño uno de mis hobbies favoritos era explorar, hacer campo a través. Me iba yo solo por ahí, sin importar si había caminos, metiéndome entre jarales pringosos, aún lo sigo haciendo. Y hay una cosa que me revienta: la propiedad privada, las vallas, los "finca particular, prohibido el paso".

Estos días, con lo de la Ley Sinde, he escuchado y leído un montón de declaraciones "desveladoras" defendiendo la propiedad intelectual comparándola con la propiedad privada.
Todas siguen la misma fórmula: silogismo con demagogia.

¿Es necesaria la propieda privada? Sí, pero esto no es ni blanco ni negro, hay grados.

Es necesaria la propiedad e infranqueabilidad por ejemplo en la vivienda de cada uno, a ver quién podría dormir o consevar sus herramientas con todo tipo de intrusos andando a sus anchas por la casa. Así como en locales donde se guardan materiales físicos. Propiedad mínima.

Es necesaria la propiedad de uso de los terrenos de cultivo. Sólo la propiedad de uso o explotación. Para que alguien pueda plantar algo hay que garantizar que otros no se lo puedan arrebatar.

Pero esa propiedad de uso no es incompatible con el derecho de paso, pues entiendo que la propiedad del espacio sigue siendo colectiva. Ese señor puede plantar sus lechugas y yo traspasar sus tierras para llegar a un arroyo que está al otro lado, o para acceder a una cueva que está en el terreno, no tiene por qué cerrar un trozo de mundo que no es suyo, no lo ha creado él. Si tiene animales puede cercarlo por que no se escapen, pero yo podría cruzarlo igualmente bajo mi propio riesgo. Claro que el "dueño" podría decidir soltar perros asesinos en la finca libremente, pero entonces yo también podría soltar perros asesinos en su finca, incluso localizar al hijoputa y darle caza. Es lo que tiene la libertad...

Son derechos de sentido común, lo otro es pura usura y egoismo, propiedad privada abusiva, sin relación directa con el propio esfuerzo, el interés común, ni el respeto por los demás.

Si una Ley convierte en criminal a quien no acata estos "derechos" de propiedad privada ilegítima y apropiación de lo común, se trata de una Ley criminal, y criminales son quienes la han dictado, bajo mi punto de vista.

Estos son los efectos de la propiedad privada en el mundo material llevados a sus últimas consecuencias: la privación.
Se parte de un derecho necesario para la vida, pero se ha aplicado radicalmente, sin medir grados.

El mundo de las ideas lleva el camino de convertirse en un reflejo del mundo material. Y también el mundo biológico: nuevas plantas y animales patentados que reemplazarán a los naturales. Lo que antes era gratuito o replicable sin causar perjuicios, ahora resulta que deja de serlo, y sí que causa perjucios: merma en los ingresos de los dueños de las patentes.
La propiedad sin medida y la privación que conlleva beneficia a los especuladores, a aquellos que hacen que su capital trabaje por ellos. Pero el dinero no trabaja solo, el beneficio proviene del saqueo de los desposeidos.

Para mí los piratas son ellos, los que privatizan lo que es común, los que me niegan el derecho a inventar algo que ya está inventado y patentado, a multiplicar, a sumar, sin pagar peajes inventados por el camino.
¿Cuándo he renunciado yo a ese derecho? ¿cuándo lo he vendido?
No pretendo lucrarme con sus ideas, yo tengo las mía.

Dicen que defienden la cultura, yo digo que defienden el negocio de la cultura, pues la cultura existe y se produce aunque no sea negocio, al igual que la gente seguirá inventando e investigando aunque no sea negocio, sobre todo si tienen más tiempo libre porque no deban soportar la carga de sostener a toda esa clase ociosa y especuladora.
En los terrenos crecerán plantas y vivirán animales aunque no sean propiedad de nadie. La propiedad lo que hace es privarte de la posibilidad de utilizar tú esos recursos, limitarte, físicamente e intelectualmente.
No nos engañemos, no te vas a morir de hambre si los demás no plantan lechugas, te morirás de hambre si no te dejan que las plantes tú mismo porque todas las tierras son privadas.

La segunda fase en marcha es levantar murallas en lo inmaterial.
Si yo cuento un chiste muy gracioso, es natural que se replique. Si no quiero que me lo copien, me lo callo. No hay problema, a alguien más se le ocurrirá ese mismo chiste, si es que no se le ha ocurrido ya antes a mucha gente anónima.
El que patenta una idea se está apropiando de las ideas y del libre albedrío de los demás, está anulando la posibilidad de que otros tengan esa misma idea o la utilicen, ESTÁ ROBANDO las posibilidades de los demás.
Al igual que el que se ha apropiado de una tierra está impidiendo a los demás utilizarla. La ha podido modificar añadiéndole un valor extra (argumento manido de los usureros), pero para los demás más valor tendría si ese tipo no se la hubiera apropiado y estuviera disponible.

El que junta veinte notas musicales, o 20 palabras, y patenta la secuencia, está negando a otros el derecho natural a juntar esos mismos elementos. ¡¿Cómo es posible?!
El derecho de patentes parece sugerir erróneamente que el autor merece la exclusiva de la idea por ser el único capaz de tenerla, el único capaz de componer ese resultado. Y eso es falso. El autor con su patente por lo pronto se ha adelantado en la publicación y el registro, y con ello ha impedido que otros creen por su cuenta lo mismo. Y tampoco hay pruebas de que el autor atribuído a esa idea sea el primero en tenerla, o el único cohetáneamente.
Para más INRI, las patentes las pueden acaparar perfectamente grandes empresas ajenas a la invención, en un sistema donde cualquier cosa se puede comprar... para luego ser vendida. Incluso lo que por naturaleza pertenece al colectivo.
En lugar de tomar cada cual lo que necesita de los recursos comunes, estos hijoputas se hacen con la propiedad de su parte y la de los demás, con lo que luego la mayor parte de la gente tiene que pagar a estos primeros para poder coger su parte.
Es una apropiación privativa aberrante, como aberrantes son las leyes que lo permiten.

Me desagrada la filosofía de propiedad que existe en este mundo, completamente egoista, acaparadora y especuladora.
Aborrezco iniciativas como la Ley Sinde (-rechos), lo que propone y sus implicaciones futuras, las bases para pasito a pasito poner lo inmaterial y lo biológico en un régimen de restricción y privación idéntico al que sufren hoy los territorios físicos.

Por mí no les pasaba ni una, y ya nos han colado unas cuantas, como el canon, o el software y hardware espía de serie en los dispositivos electrónicos.

La Ley Sinde no ha podido ser aprobada, 20 votos en contra y 18 a favor. Pero se volverá a discutir en el Senado en Enero. Al igual que ocurrió el año pasado.

A pesar del resultado negativo, los partidos políticos están por la labor de implantarla. Esta derrota ha sido una mera operación política de los partidos en oposición para pedir más al gobierno o sacar ventaja electoral oportunista. Es cuestión de tiempo que el PSOE negocie favoritismos con alguno de ellos para conseguir los pocos votos que le faltan.

Según filtraciones de Wikileaks, la implantación de esta ley es una exigencia americana que lleva ejerciéndose desde años atrás. Están presionando al gobierno para que la valide.
El PSOE está por la labor, y en cuanto al PP, según cables de Wikileaks, Rajoy decía confidencialmente estar también a favor, pero que, no obstante, su partido se opondría, sólo por razones políticas. Lo que le toca, hacer oposición.
Los partidos nacionalistas tanto de lo mismo, están a la espera de negociaciones, de concesiones del gobierno para decir que sí como pago.
Así que todas las excusas que leáis por ahí en los medios de que si tal partido se opuso por lo referente al Canon y patatín patatán, tomadlo como o que son: papel mojado, palabrería circunstancial.

Fuera de la utopía, esto es la democracia en la práctica, la real: una panda de vendidos repartiéndose el pastel "Te apoyo si me das esto", "¿Que no me lo das? pues te voto en contra."
Su ideología está clara: ombliguismo, oportunismo, y servilismo a la plutocracia.

Que no nos extrañe si el año que viene la Ley sale, no van a parar hasta colarla.

Así son los que nos gobiernan.
"Si protegemos más a los ladrillos que las ideas, estaremos condenando a nuestros jóvenes a seguir fabricando ladrillos".
Si nos protegiérais de los mercados, de los especuladores, de los usureros, y de vuestras manos choriceras, nuestros jóvenes no tendrían que seguir fabricando ladrillos.
(Aunque yo pensaba que el problema de nuestros jóvenes era el paro y los bajos salarios. Bien, mientras fabriquen ladrillos y se los paguen bien, tendrán tiempo libre para crear ideas... no te jode)
Las ideas no necesitan ser protegidas, lo que debe de ser protegido es el derecho a usarlas y a tenerlas. Lo cual, dicho sea de paso, no requiere de ninguna protección ni de legislación, por naturaleza y defecto es así, las ideas se pueden usar, tener (no en el sentido de posesión física), y compartir.
"Para empezar se entiende con dificultad que los partidarios de la abolición de la propiedad centren sus reivindicaciones tan solo sobre la propiedad intelectual. ¿No resultaría más interesante, para los que no pueden pagar, la abolición de la propiedad de la comida, de la ropa, o de la vivienda? ¿Por qué negarse a pagar el precio de un libro o de una canción y, sin embargo, pagar sin rechistar el precio del pan, del vestido o de la hipoteca?"
Mire, le he copiado su declaración y ¿se la he robado?. Si le quito la vivienda o simplemente le vacío la nevera igual echa en falta algo. Como ve, tampoco le he usurpado la autoría (que es lo único que mi sentido común le concede), le cito, pero en un momento futuro yo podré usar palabras parecidas, o quizá en el pasado las haya usado antes sin que por ello usted esté ahora infringiendo ninguna patente. Es lo fantástico de un mundo sin privaciones.

Por cierto, sí que resultaría muy interesante que todas esas cosas fueran gratis en Utopialandia, pero por favor, ¿es que no pueden ustedes componer un solo pareado silogista sin recurrir a la demagogia? Esto lo hace un programa de ordenador tan bien como un programa político ¿Tanto cuesta atenterse a la realidad? La gente no paga la hipoteca sin rechistar, se lo explico: la gente paga la hipoteca porque si no, viene la policía y les echan a la fuerza de su casa (que ya no es suya), y además deberán seguir pagando sí o sí... sin rechistar ¿verdad?.
¿No habrá usted escuchado alguna queja en la población por los abusos de las hipotecas, ni por el encarecimiento de los productos básicos?
Las hormiguitas también se quejan, aunque tengan que resignarse porque los políticos les toman por el pito del sereno, como acaba usted de demostrar.

Por último, también es falso que "los partidarios de la abolición centren sus reivindicaciones TAN SOLO en la propiedad intelectual", ignoro de dónde saca eso, bueno sí, sí que lo sé, lo saca de la suposición de que el lector es gilipollas.

(He tomado estas dos declaraciones al azar, googleando un poco sobre el tema)

2 comentarios:

neko dijo...

Como bien has dicho, no la han aprobado pero lo harán.

Acabaremos teniendo que pensar que palabras pronunciar por no infringir ninguna ley.

Herel dijo...

Pronunciar palabras es crear, lo que tenemos que hacer es cerrar la boca y limitarnos a consumir lo que nos den hecho...
¿Acaso somos artistas? ¿acaso somos locutores? ¿acaso somos columnistas?...