jueves, 5 de enero de 2017

Future Wars

Delphine Software fue una compañía francesa de videojuegos fundada en 1988 por Paul de Senneville, que aunque de buenas a primeras a muchos no nos suene, es el compositor de temas que seguro sí nos sonarán al escucharlos.

Para empezar, gran parte del repertorio del intérprete Richard Clayderman, o canciones como "Ballade pour Adeline" o "Lady Di".

Ésta última, compuesta en equipo con otro compositor colaborador habitual llamado Jean Baudlot, que es a donde quería llegar, pues es el autor de la banda sonora del juego Future Wars (1989) y otros de Delphine, hecho por el cual ha alcanzado más fama y reconocimiento que por su actuación en Eurovisión representando a Mónaco bajo pseudónimo.

Et voilà el remake que he realizado del tema de la intro del juego Future Wars:

viernes, 16 de diciembre de 2016

¡Eche más arroz, caudillo!

Hace un porrón de años me tragué algunos doramas coreanos, entre ellos Al Este del Edén, de cuya banda sonora forma parte el tema "Can you hear me", de Lee Seung Chul, cuyo nombre es muy parecido al del protagonista de dicho culebrón: Lee Dong Chul.

El caso es que he hecho una versión fonética escásamente fiel. Es más fácil hacer esto con las canciones japonesas, ya que su silabiario forma más frecuentemente palabras similares a las de nuestro idioma. En este caso era coreano y, como digo, la transcripción no ha sido tan fiel fonéticamente.

Que el resultado tenga sentido es lo de menos mientras sea léxicamente y gramaticalmente correcto. Esa era la intención, y el disparate forma parte de la gracia.

El tema original está para una tesitura vocal de tenor, por lo que lo he subido 3 tonos (bajado 9 la voz) para el rango de bajo-barítono.


domingo, 27 de noviembre de 2016

Otoño en la Casa de Campo

Este otoño es especialmente prolífico en setas, muchas de gran tamaño.
caducifolios variados en El Reservado

el carril bici del Anillo Verde

setas de un tipo que desde pequeño denomino "echahumos"

pinares

cortafuegos

pinos de repoblación entre reductos de encinar

cipreses de arizona que repueblan varias áreas del parque

el perfil de la ciudad de telón de fondo
...
plátanos
olmos
puente de la Garrapata

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Macrolepiota

Parece que es una macrolepiota, comestible o no dependerá del tipo de lepiota que sea, pero es la seta con pie más grande que he visto nunca. El gorro tendría unos 23 cm. de diámetro.

sábado, 12 de noviembre de 2016

La mayor parte de los americanos son idiotas

"La mayor parte de los americanos son idiotas", venía a decir una histérica defensora de Hillary invitada en un programa de televisión tras la victoria de Trump. Efectivamente, la mayoría de los americanos son idiotas porque la mayoría votó a Hillary y todo lo que representa: el hembrismo, el totalitarismo, la censura, la globalización...

60.839.922 contra 60.265.858 votos, que se tradujeron en 228 contra 290 a favor de Trump, debido a que lo que cuenta al final son los votos compromisarios de los Estados en los que gana cada candidato.

Toda ideología de corte fascista-totalitaria necesita un enemigo al que culpabilizar de todos los males, y en el caso del progrefeminismo el sujeto a castigar es el varón blanco heterosexual, al que se ataca y censura tanto por exceso como por defecto. Si dices porque dices, si callas por que callas, si opinas diferente porque opinas diferente. El caso es sembrar la culpa.
Concrentración de "minorías" lorealistas y manginas lobotomizados

En ese sentido, leer que el 94% de las mujeres negras votó a Hillary no me sorprende en absoluto, pues son beneficiarias de la política del victimismo por partida doble: por ser mujeres y por ser negras.

Me preocupa el lavado de cerebro brutal de todos estos varones emasculados que se unen a las filas femiprogres y votan a quienes cada día demuestran censura hacia cada uno de sus actos, les avergüenzan, insultan, y reclaman más derechos para ellas y más obligaciones y cargas para ellos

En cuanto a los candidatos, no son dictadores o reyes, de modo que aunque quisieran no podrían pintar el mundo totalmente a su antojo, están atados por intereses de terceros y otros poderes, económicos y populares. Incluso pueden decir A y hacer B. Hablo exclusivamente de lo que representan, y sólo necesito ver quiénes son los perros de la Hilaria para saber de quién debo cuidarme más, especialmente cuando los medios de comunicación del mundo no han parado masivamente de hacer propaganda demonizadora en contra de Trump con un nivel de argumentación dirigido a idiotas, digno de mentalidades progres sectarias. Las intenciones de sus políticas han sido desvirtuadas para mostrar únicamente una caricatura malintencionada a la que todo buen ciudadano debería atacar. Esto ha generado un gran miedo a declararse simpatizante de Trump, un miedo racional en vista de las amenazas de ese progrerío que tanto presume de luchar por la tolerancia y contra el odio, materializado incluso en palizas nada racistas. De ahí el voto oculto. Pero eso ya lo vemos en Europa y España también: quiénes hacen más ruído.

Para mí la victoria de Trump es un bofetón a esa niñata emperadora, a esa maricona gritona que despotrica impunemente y reclama que tiene derecho a todo mientras niega si quiera tu derecho a réplica.

Su derecho a pedir y recibir, y tu obligación de dar y callar. Pues yo digo que no, o en su propio lenguaje: NO significa NO.


"Keep your hatred off this campus !"
Y ahí están los justicieros totalitarios negando el valor de la democracia cuando no ganan ellos, o rumiando futuras medidas contra le prensa cuando sacan sus trapos sucios, alias "campañas de persecución", término que curiosamente también usan sus enemigos políticos. Quizá porque en el fondo son todos lo mismo: casta política que se asegura la vida, enchufa a sus amiguetes, y fideliza votantes con paguitas y privilegios, y se enojan cuando alguien osa decirles lo que son.
No, claro, un negro no puede ser racista, una mujer no puede ser sexista, y un político de izquierdas no puede ser castuza. Ellos mismos se lo dicen, negando una evidencia que clama al cielo, y si no te lo crees, el racista te llama racista, la maltratadora te llama maltratador, el "hater" te llama "hater", y el totalitario te llama facha.
 
Si le damos la vuelta al cartel de antes (procedente de una huelga universitaria en contra de la victoria de Trump) y lo exponemos a la opinión pública políticamente correcta, obtendremos berridos condenatorios bastante reveladores.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Kill me

Versión parodia minecraftiana del tema de 1997 "Kiss Me" de la banda Sixpence None the Richer.


A veces funciona adelantarse a lo que va a hacer el otro en contra de nuestro interés, describiéndolo de forma terjiversada para que lo que inicialmente era una acción natural y consecuente resulte en una acción reprobable.

Por ejemplo, tras haber hecho algo mal, suspirar: "¡Seguro que ahora me vas a decir que lo he hecho mal... venga, sé que no valgo para nada, termina de destruir la poca autoestima que me queda, eso te hace feliz!".

Es la técnica manipulativa de trasladar responsabilidades y convertir al malo en víctima y al bueno en verdugo si osa aprovechar su natural ventaja.
Así, quien perdió la competición pasa a ser una pobre víctima del malvado ganador, que es un ser lleno de odio y obsesión por dañar.
Y olvidémonos del hecho de que sencillamente fuera mejor. Nos hemos trasladado a un marco al margen de la lógica, donde se valoran los sentimientos, y sólo los sentimientos determinan el valor.

Y de esa actitud trata esta letra.

sábado, 29 de octubre de 2016

Progres rodeando a progres

Recuerdo cuando el 15-M que se repetía mucho el argumento de que "aunque sea ilegal, si queremos hacerlo, es legítimo".
Hoy, en la convocatoria de rodear el Congreso, ví por la tele una pancarta que -en desacuerdo con la previsible investidura de Mariano Rajoy- decía algo así como "aunque sea legal, es ilegítimo".

domingo, 16 de octubre de 2016

Perros sueltos

De pronto escuché unas ramas agitarse a mi costado. El zorro había aparecido repentinamente en el claro y, tras una pausa para otear en todas las direcciones, continuó trotando directo hacia mí -que me había quedado inmóvil salvo para manipular la cámara disimuladamente- hasta que me notó y quebró hacia otro lado.

Quizá reaccionó tardíamente porque huía de un perro no muy lejos de allí, y el raposo andaba mas atento a sus espaldas, de donde provenían los ladridos insistentes del cazador que ha olisqueado algo, que de lo que tenía delante.

jueves, 13 de octubre de 2016