sábado, 19 de agosto de 2017

El ciudadano reportero

A raíz de la matanza del pasado jueves en Las Ramblas de Barcelona y los numerosos vídeos "amateur" del suceso, ha surgido en las redes el debate sobre si se debe grabar o no a las víctimas, llegando algunos de los partidarios de la censura a insultar y denostar a los particulares que pudieron registrar con sus móviles las imágenes más cercanas y crudas del suceso.
Yo personalmente sí estoy a favor de estos periodistas callejeros improvisados, que por estar en el lugar y momentos exactos, nos pueden ofrecer el mejor relato de lo que ha pasado: imágenes.

Destacar el vídeo de un hombre que graba los cuerpos tendidos en la calle, mientras repite "hijos de puta", y hasta que un policía le grita que se largue.
Para mí su vídeo es perfectamente correcto: nos da una visión del ambiente tras el atropello, del dolor, del nerviosismo, de las víctimas...
Pero no se centra en ninguna de ellas
. Y los demás vídeos que he visto son de este estilo, mostrando el panorama general mientras el cámara se mueve al azar, o tomados desde la distancia.
Un vídeo denostable ciertamente sería por ejemplo uno en el que el reportero se acercara a uno de los cuerpos y mostrara un primer plano de su rostro desencajado, manipulara la posición del cuerpo para aumentar el dramatismo... ese tipo de cosas que sabemos que se hacen. Y más fácilmente cuando los medios oficiales tienen la exclusiva y no hay imágenes amateur de contraste, ni gente grabando también a los que graban.

Me parece fundamental que la gente grabe todo lo que pueda cuando presencia altercados, actuaciones policiales y sucesos de emergencia de todo tipo. Desde la distancia y mostrando un contexto lo más amplio posible.
Y es fundamental, porque sin este material, los medios oficiales y la policía nos van a contar la historia que les dé la gana y les convenga.

Una práctica muy en contra de este ánimo informativo improvisado es, por ejemplo, la popularizada por los totalitarios autodenominados antifas y sus huestes de femiprogres, consistente en enchufar la cámara del móvil en la cara de quien están atacando, de modo que la cámara muestre sólo sus reacciones ante las provocaciones, pero ocultando el contexto general en el que esa persona que pretende ser criminalizada y ridiculizada está siendo atacada y espoleada por un grupo de femiprogres oculto al otro lado del objetivo.
Este último uso del móvil o la cámara que he expuesto no deja de ser una forma de coacción y manipulación.

Un vídeo a tomar en serio muestra el conflicto desde el inicio hasta el final, sin cortes, y desde un ángulo que integre a todos los protagonistas, sin ocultar a una parte para enfocarse en la otra. Y cuanta más gente haya grabando desde distintos puntos, mejor testimonio podremos recoger de la verdad.

De modo que me preocupa tanto la gente que quiere que sólo se grabe o se informe desde cierto ángulo, como la gente que no quiere que se grabe ni se informe.

martes, 15 de agosto de 2017

Caratortuga

Aún no ha amanecido y ya estoy enjaralado. A lo lejos el embalse de Santillana.
Cancho introspectivo
Dominó de rocas.
Risco caratortuga
Hilarante su expresión desde esta perspectiva al pasar a sus pies

Caratortuga, o el bicho, desde la ladera de en frente en una foto de 2003

lunes, 15 de mayo de 2017

gours

Hayedos en las laderas más frescas, arces menores en los fondos de valle, y escasos rebollares ya que este roble prefiere otro tipo de suelos.
El bosque predominante es el encinar y el quejigar, el primero más apegado a las cuarcitas y el segundo a las calizas.




viernes, 21 de abril de 2017

Claro clarete, cascabelete

El otro día me dió por usar la expresión ·"claro clarete, cascabelete" (pronunciada la última palabra en dos tacadas, casca - belete, para acentuar la rima métrica y la aliteración ).

Es una expresión chulesca jocosa que recuerdo de hace mucho tiempo y que pensaba que era popular.
Pero acto seguido me dió por buscarla en google y... 0 resultados. Actualmente habrá dos entradas, la de este blog y la del comentario de Stripgenerator donde la usé.
Quizá fue una expresión extremadamente local o quizá el que nadie la haya estampado en el mundo digital aún es sólamente fruto del azar.

Había muchas de éstas en los 80 y 90, que consistían en a una expresión o palabra dada, añadirle algo gratuítamente aunque fuera absurdo, con el único fin de que el conjunto rimara. Y precisamente la rima las hacía propensas a viralizarse.
Que te meto, Gepetto
Guay del Paraguay
Alucina, vecina
A la cola, que dan Pepsicola
¿De qué vas? ¡Toma Bitter Kas!
Bello como el culo de un camello
Te jodes como Herodes ... (y luego podíamos seguir rimando con Cervantes, Pilatos...)
Nasty de plasty
Chachi piruli
El truco del almendruco
La cagaste, Burt Lancaster
Que no te enteras, Contreras
Me las piro, vampiro
La caña de España
En fin, Serafín
A saco Paco
Qué risa, Marialuisa/Felisa
Ni una más, Santo Tomás
Yo es que flipo, calipo
Ful de Estambul
Chao, bacalao
A otra cosa, mariposa
Qué nivel, Maribel
Hola, caracola
Okey, Mackey
Echa el freno, Madaleno
El menda lerenda
Te quiero mucho, como la trucha al trucho
Tranqui, tronco
Más felíz que una perdíz
Claro clarinete
Donde va la gente va Vicente
P'alante como los de Alicante

 ...
La ley de la botella, el que la tira va a por ella
La ley del vaso, el que la tira no hace caso
Cobarde, gallina, capitán de la sardina
¿Qué miras? Los pedos que te tiras
Rebota, rebota, y en tu culo explota
El que lo dice lo es, con el culo al revés
Habla chucho que no te escucho

Los chistes de palabras africanadas (basadas en gramáticas y fonéticas como la del suajili) también siguen la misma mecánica:
Yayo tumba, gamba chunga.

No me viene a la cabeza ninguna construcción de este tipo de uso popular actual ni de reciente creación. Aunque algunas se seguirán usando, creo que de un tiempo a esta parte el lenguaje "cool" se construye más bien mediante otros recursos, como el anglicismo.
O la siempre vigente imitación de expresiones viralizadas de humoristas, famosetes y políticos, normalmente de escasa vida y de menor difusión que antes, ya que a diferencia de hace 20 años, la población de un país no es "culturizada" a través de los mismos canales de televisión, ni si quiera a través de los medios tradicionales.

Pero volviendo al tema, si tuviera que marcar un hito separador entre estas dos tendencias, apuntaría a la invasión léxica de Chiquito de la Calzada que casi monopolizó por unos años el argot jocoso-informal y ensombreció la tendencia anterior de las rimas ñoñas.

domingo, 16 de abril de 2017

El Imperio Otomangina

La siguiente lista de reproducción consta de 11 vídeos de los cuales os podéis saltar el primero y los dos últimos si queréis ahorraros tiempo, ya que son redundantes respecto al contenido principal que narran los restantes.

1. la Princesa y el Caballo de Tiro
2. Como Sally Destruye a Sue
3. Como Sally Destruye a Stu
4. El Imperio Otomano: Cuando Los Esclavos Gobiernan
5. Juguemos a Sally Dice
6. Tropos de la Narrativa de Amenaza
7. Narrativa de Amenaza: Stu es Útil para Sally
8. El Punto Dulce de la Esclavitud
9. Sacándose la Piel de Esclavo
10. Misógino, la nueva palabra con N
11. Poniendo a nuestros hijos en la mira por nuestras hijas.

Estos vídeos hablan del sistema de esclavitud más perfecto, aquel en el que el esclavo es desposeído de todo valor propio y recibe el valor en función de lo útil que es al amo.
Aquí, el esclavo es más poderoso que el amo, es necesario que el amo aparezca siempre como más vulnerable, y son otros esclavos los que se encargan de reprimir y castigar al esclavo que deja de servir (ser útil) al amo, se rebela, u osa plantear un debate sobre la realidad.

El Imperio Otomano sirve como ejemplo base para explicar esta teoría.
En un momento dado, el sultán de turno, musulmán, para protegerse de las conspiraciones de sus compatriotas nobles e iguales, crea un cuerpo de soldados constituído por extranjeros (inspirándose quizá en precedentes históricos similares), los jenízaros, que se nutrirá de hijos de esclavos cristianos arrebatados a sus padres, reeducados y reconvertidos al islam.
Los jenízaros llegaron a tener tanto poder que no sólo eran el ejército, sino que desempeñaban otros cargos y profesiones vitales para el mantenimiento del imperio. Fácilmente podrían haber acabado con el sultanato y establecer su propio régimen, ya que se bastaban por ellos solos.

Pero no lo hicieron. Ya que vivían en una especie de vergüenza y desvaloración por su origen que sólo podía ser suplida mediante la demostración de valor y utilidad hacia -paradójicamente- los culpables de su situación.

Si habéis visto la tan exitosa serie Juego de Tronos (Game of Manginas), podréis reconocer esta moral servil de supeditar el valor de la propia vida al servicio de un amo en los diversos pagafantas "white knights" como Sir Jorah Mormont o Samwell Tarly, y más gráficamente en los Inmaculados, tropas de élite seguramente inspiradas en los jenízaros o ejércitos similares de la antigüedad.


El propio entrenamiento de cualquier cuerpo militar es en sí un adiestramiento en la obediencia y el sacrificio. Aprovechando el impulso natural de protección a la infancia -a lo vulnerable- de los hombres, se inculca en las tropas un ideal de protección hacia algo puro y vulnerable: la patria, el rey, la dama, la Virgen de los Sollozos.

En el caso que tratamos, la vuelta de tuerca es que el adiestramiento viene desde la infancia y al servicio de sus enemigos.
Imaginad qué ocurriría si encontraseis a una perra con sus pequeños cachorros, mataseis a la perra y adoptaseis a los cachorros educándolos vosotros mismos: que en unos años tendrías una horda de canes fieles e incondicionales, pendientes de vuestra aprobación.

Los jenízaros sirven de ejemplo para representar al género masculino y especialmente a los manginas, que buscan su valor sirviendo a la mujer. El que deja de ser útil a la mujer es despedazado por la sociedad, es desechable.
El Estado con su legislación hembrista por ejemplo se encarga de saquear al hombre que se divorcia para darle utilidad a la mujer aun después de haberse roto la relación. También se puede ver aquí el origen de leyes y episodios donde pese a la falta de pruebas o la existencia de pruebas en contra de la mujer, se obvia todo para complacer a la hembrirula de turno en su denuncia falsa, porque la sociedad mangina no tiene reparos en sacrificar a cualquier hombre que sea señalado por cualquier mujer como no útil para ella. Y a la vez, los manginas que arremeten contra ese hombre inocente ganan sus puntos de valor, como esclavos que son, sirviendo a una hembrirula.

Se menciona en uno de los vídeos de la lista un artículo de una feminista sobre la guerra de la antigua Yugoslavia.
En 1995 se produjo una matanza en Srebrenica en la que los serbobosnios asesinaron principalmente a 8000 niños y hombres musulmanes, mientras que perdonaron a las mujeres.
Esta autora feminista analiza este episodio bajo la premisa de los crímenes de guerra cometidos contra las mujeres por el hecho de ser mujeres. Pese a que en este caso se sacrificó a los varones por el hecho de ser varones, para esta hembrirula el dato que puede concluirse de todo esto es que se trató de un caso de violencia de género contra las mujeres ya que, privadas de sus hombres, se vieron privadas de las fuentes de ingresos que estos aportaban o quedaron a cargo de empresas que no podían mantener por ellas mismas.
Se ignora claramente el perjuicio de los hombres, y sólo se tiene en cuenta el perjuicio de las mujeres, que han perdido la utilidad de sus esclavos.

Hay una imagen sarcástica por ahí que dice algo así: "Cómo convertir el hecho de que 3 de cada cuatro sintecho sean hombres en una reivindicación feminista. Fácil: UNO DE CADA CUATRO SIN TECHO SON MUJERES".
 
Como otro ejemplo de esto recuerdo el caso de un hombre encarcelado durante años por una acusación falsa de violación en Estados Unidos. Tras demostrarse su inocencia y salir de la cárcel, los medios americanos le dedican una escasa aparición en la que básicamente sale diciendo que quiere comerse una hamburguesa y rápidamente el protagonismo lo copa la principal víctima de todo esto para una sociedad compuesta mayoritariamente por hembrirulas y manginas: su hija, rodeada de medios, quejándose porque le han privado de su padre durante todos estos años y ha pasado dificultades. Traducido: le han privado de su esclavo proveedor-protector ¡qué injusticia!

Pensad quién es más fuerte en estas situaciones:
¿Un hombre fuerte o un grupo de tres hombres fuertes?
¿Un hombre fuerte o un hombre escuálido?

¿Y si os digo que ese hombre fuerte considera deshonorable agredir al hombre escuálido pero no al revés?
¿y si os digo que basta una sola queja de ese hombre escuálido para que aparezcan los otros tres hombres fuertes de antes y, sin cuestionar nada, le revienten a hostias al primer hombre fuerte?
¿Quién es el más fuerte?
¿Quién es el verdugo aquí?

La mentalidad del esclavo es lo que tiene. No hay perro más rabioso contra un esclavo que quiere liberarse que otro esclavo que no tiene el valor de liberarse y persiste en la inercia de autovalorarse por su utilidad al amo.

Esto es sólo una síntesis que quizá suene un tanto extraña. Recomiendo visualizar los diversos vídeos de la lista por orden. Merecen la pena.

sábado, 15 de abril de 2017

Siete Picos

Tras dos semanas de tiempo veraniego apenas unas manchas de nieve quedan en la cima del Siete Picos. Algo más de blanco se ve por las laderas de Peñalara y la Cuerda Larga, que apuesto que en estos momentos están petadísimas de gente. Si ya hay bastante por aquí...


miércoles, 12 de abril de 2017

Formemos una Horda (Dragones y Mazmorras)

Sigo explotando el videojuego de los cubitos -Minecraft- para hacer versiones paródicas y videoclips.
Esta vez se trata de la canción de la cabecera de la vieja serie de dibujos animados "Dragones y Mazmorras" emitida por primera vez en 1983, reconvertida en "Formemos una horda".

domingo, 19 de marzo de 2017

Acertijo

Hay tres puertas, dos conducen a la muerte, sólo una a la salvación.
Junto a ellas un carnicero, un lancero y un carpintero.
Cada uno señala una puerta diferente como la buena.
¿A cuál de ellos creerías?


...

Solución: al carpintero, porque es el único sin "cero".