domingo, 9 de septiembre de 2007

Laberinto

¿Por qué este blog se llama Laberinto 7?
El nombre le viene de rebote de otra página, que llamé Laberinto... (no me acuerdo el número, pues ya no existe) por la zona conocida como el Laberinto de La Pedriza del Manzanares, ya que la página iba de fotografías de La Pedriza, incluyendo lugares poco accesibles, pero sin indicar su posición, para evitar que pudiera llegar guiado quien no hubiera llegado ya como yo llegué: explorando.

Por otro lado, hace muchos años, en una conversación nada seria con un amigo de entonces, que estaba haciendo numerosas páginas, me dijo que su objetivo era poner tantas páginas web que finalmente todas las páginas existentes en internet fueran suyas. Desde un punto de vista absurdo, y tal era el tono, es graciosa la idea. Laberinto 7, para dejar hueco, pues ya existía el Laberinto ... pongamos 3, y otras webs que no se llamaban Laberinto, pero que bien podrían irse numerando con los números que quedasen hasta cerrar la numeración.

Por otro lado, Laberinto es una palabra que me atrae, pero no el laberinto como camino enmarañado para llegar al lugar al que se podría llegar rodeando el laberinto -complicación gratuíta y estéril-, sino como un lugar dentro del cual se esconden cosas no alcanzables para todo el mundo y no descubribles en una primera exploración. Un lugar que ofrece diversión y variedad para muchos días, y así fue La Pedriza para mí hace años, saliéndome de los caminos, buceando entre las rocas y husmeando en cada recodo.
Ahora mi Laberinto base se ha mudado a la zona comprendida entre Patones y Tamajón, y seguirá moviéndose cuando los recodos se agoten y los misterios se pierdan.

Pero estos son laberintos en los que uno voluntariamente se introduce por diversión, y de los que sale sin dificultad. Existen otros laberintos de un orden superior, psicológicos, en los que uno se ve inmerso ya sólo por existir; y en los que puede quedar atrapado. Mientras, se construye uno sus pequeños laberintos efímeros dentro del Gran Laberinto; juegas a que te pierdes y te encuentras, para por un momento no pensar que realmente estás perdido.

Porque en el Gran Laberinto yo estoy perdido, principalmente porque no sé en qué dirección está la salida al mundo que quiero encontrar, ni si existe esa salida, o si la debo de crear yo.

11 comentarios:

jobu dijo...

Quizás lo más divertido de un laberinto es buscar la salida y seguir el camino.
Dentro de poco tienes a César en tu ciudad.

César dijo...

Qué bueno que estés perdido, me alegro, ahora sabes lo que se siente, prrrrt.. sólo espero que también tengas un androide pianista en tu vida, rompiéndote las pelotas.

Broma, broma... entiendo el sentimiento. Personalmente, después de darme de topes contra las paredes por tres décadas, ponderando el sentido de la vida, he decidido adoptar la definición de Monthy Python: "tratar de ser amable con la gente, evitar comer grasa, leer un buen libro de cuando en cuando, darse tiempo para caminar un poco y tratar de vivir juntos en armonía con gente de todos los credos y naciones".

Eso es más o menos mi plan general de vida.

Y por cierto, esto me recuerda, ya tengo un itinerario. Maileando a ambos en 10 min.

Gracias por la etimología del Laberinto 7, fue una lectura interesante. Para mi, la palabra "laberinto" siempre se asocia con Jennifer Connely, David Bpwie y los monos de Jim Henson. ¡Lo cual no está nada mal! :)

Herel dijo...

Jobu, creo que aprovecharé que viene César para ver si encuentra él la salida.

César, hablando del rey de Roma, las reglas que funcionan para uno no necesariamente funcionan para otro, a parte de que no has mencionado cosas como complicarte la vida intentando descifrar el criptograma de Elgar ;)

La interrogación dijo...

Yo si me meto en un laberinto es para buscar al Minotauro y que me coma con patatas.
Está bien que de vez en cuando alguien explique el porqué de los títulos de los blogs.
La verdad es que sí, me gusta la palabra: LABERINTO:

(Del lat. labyrinthus, y este del gr. λαβύρινθος).

1. m. Lugar formado artificiosamente por calles y encrucijadas, para confundir a quien se adentre en él, de modo que no pueda acertar con la salida.

aiyana dijo...

Es lo malo de los laberintos que no todos tienen salida.

Bito dijo...

Interesante. Nunca lo hubiera relacionado con el laberinto de la Pedriza, hermoso lugar, en el que pasé también algún tiempo de mi juventud soñando entre sus recodos. Ansiando el Hueso, las dos torres e incluso el Pájaro (aquella escalada finalmente no posible).

Pero aún me gusta más tu explicación sobre los laberintos personales, los que habitan en nuestra cabeza, y tu última respuesta, en la que dudas sobre si la salida habrías de crearla tú. Nunca me había dado por pensarlo, y ahora me quedo con ella, meditando...

Un saludo,

Achi dijo...

¡Vaya laberinto en el que te has metido! No salgas nunca, porque lo que hay fuera es un coñazo ^^

Mi hermano cuando tenía 7 años casi se ahoga en el río de la pedriza, donde el puente ése grande que hay para pasar a la montaña... no sé si sabes cuál te digo, porque hace 10 años que subo y no sé si habrán hecho cambios. Pero teodavía me acuerdo de la cara de susto de mi pobre hermanito mellizo cuando la corriente se le llevaba, y todavía también me acuerdo del escalofrío que sentí si no le llega a salvar mi padre de milagro... ¡Uuufffff, qué susto nos dió a todos!

¡Menuda peli que te contao'! ¡Ups ~~! jijijji

Un besote aventurero!

Herel dijo...

Chanchiss, creo que sé cual dices, ¿el de madera en zigzag que está al lado del aparcamiento de abajo? Por esa zona rio arriba hay algunos rápidos. Y el río es el Manzanares ;)

JC77 dijo...

Creo que Laberinto es un nombre perfecto para tu blog, Herel. Es una palabra que ofrece múltiples interpretaciones y creo que en tu blog uno puede perderse tranquilamente leyendo y descubriendo tus textos y fotos.

Por cierto, aún no conozco La Pedriza (Imperdonable, lo sé). Me han dicho que hay una zona a la que llaman 'Las zetas de La Pedriza' que son ideales para darse una vuelta con la bici...

Herel dijo...

¿Te puedes creer que no sabía lo que eran las Zetas? Aunque ahora que has dicho lo de la bici, meditando, sospecho que van a ser los caminos forestales que suben hacia la Maliciosa, que van haciendo las típicas zetas (zigzag) para ganar altura progresivamente. Pero esa zona ya no es tan "pedriza", sino una pista para vehículos, entre pinos rojos, parecida a las de la Fuenfría o el Puerto de los Leones.

Kasandra dijo...

Siempre que escucho la palabra 'laberinto' me viene a la cabeza un laberinto de parque en el que me perdí de peque, pero supe salir.
Me gustan los laberintos. ^^