lunes, 6 de agosto de 2012

Microfauna de la ribera

Tras un rato intentando cazar a estos revoloteantes caballitos del diablo azules (Calopteryx virgo) con el zoom en la distancia, ellos solitos se acercaron a nosotros para posar

Pudimos poner la cámara a escasos centímetros de sus caras. Atención al careto cachondo que se traen ¡estos sí que se lo pasan bien!

Y caballitos también rojos (Pyrrhosoma nymphula), con una carcasa más seria y militar, sin cortinajes fastuosos como alas ni curvaturas provocadoras.

Las mariposas Maculadas (Pararge aegeria) también posaron a escasos centímetros

Curiosamente, casi todas las que vimos tenían rotos en las alas.

Arañas de varios tipos, unas más vistosas y otras menos debido a su escaso tamaño y mimetismo.

La señora mosca, pensando "jejeje, menudo festín de mierda me voy a dar"

Detalle de musgosidades en un tronco

el hábitat de todos estos bichos

Don lagarto que hoy se puso los pantalones de otro. Aun así, con un camuflaje muy correcto, pero cometió el error de moverse.

Esta Libélula Tigre (Onychogomphus forcipatus) tenía un tamaño monstruoso. La sorprendimos en medio de una danza en la que saltaba frenéticamente en vertical contra el suelo golpeando la cola en un charquito.

Supusimos que era una hembra esparciendo huevos.

Mariposa de alas de hoja

helechos

el río en segundo plano


Varias de las fotos han sido realizadas con la cámara reflex con teleobjetivo de Kasandra.

3 comentarios:

Kasandra dijo...

Me parto con las caritas de las libélulas todas sonrientes. Sólo les faltaban unos bigotitos coquetos. XD

Trinity dijo...

Sin palabras me he quedado con esta entrada, me gustan todos los bichitos, hasta la mosca. El color del agua del río, es de un azul extraño, parece de fantasía.

Herel dijo...

Sí, y el caso es que al comenzar la ruta no era así, supongo que a lo largo del día la posición del sol, los reflejos y el ángulo de visión influyeron en darle ese tono.
Yo había visto varios lugares con aguas así, pero siempre en roca caliza. Creo que es la primera vez que lo veo en granito.