domingo, 19 de agosto de 2012

Los documentales de denuncia

Proliferan desde hace años un tipo de películas documentales con ánimo antisistema y de denuncia, distribuídas por internet, que guardan algunas similitudes con las fórmulas televisivas consideradas como basura.

Estas películas cuentan con una veintena de ponentes invitados -de nacionalidades diversas para dar un aire de opinión plural- expertos, implicados, afectados o profesionales de la materia que se trata.
Sus voces, junto a las del narrador, compondrán el mensaje del largometraje.

Así, tenemos escenas dramatizadas con un cuidadoso uso del sonido y de las imágenes de acompañamiento para generar identidades entre conceptos. Esto es: cuando se habla de lo que se quiere criticar se ponen de fondo imágenes agresivas o demonizadas socialmente. Como contraposición, cuando se habla de las propias posiciones, se muestran imágenes más relajantes y agradables.
Se alternan mensajes de compresión con mensajes de descompresión. Aún hay esperanza, otro mundo es posible. Unos niños jugando, inocentes, el futuro en el que ellos vivan puede ser distinto.

La voz del narrador suele acabar los bloques con preguntas al aire que cuestionan lo dicho anteriormente, invitándote a pensar, a replantearte tus creencias, a permanecer a la escucha...
...y los ríos siempre desembocan en el mar... pero ¿ha sido en realidad siempre así?...

Series de microentrevistas a los pontentes invitados, cada una de ellas con una duración de pocos segundos, lo justo para que suelten una frasecilla. Los escenarios son variopintos pero cotidianos: uno en un jardín; otro en su despacho de la universidad; otro en una cafetería; otro en la playa... y tras ellos sus componentes naturales: gente paseando, sonido de teléfonos y ajetreo, mesas y murmullos de parroquianos, sombrillas y bañistas...

Todas estas micro-opiniones se van montando una detrás de otra, formando una especie de chorizo-opinión-Frankesteiniana constituída por trocitos de distintas voces y contextos ligados mediante copia y pega.
Por un lado, es bien sabido en los medios de telebasura que el espectador medio atrolondrado es incapaz de mantener la atención a un discurso de más de x segundos, por lo que cada poco hay que interrumpir a los ponentes, soltar a los payasos, y cambiar de tercio para no aburrirle.
Por otro lado, todos estos cortes lo que consiguen es que ninguno de los ponentes llegue a transmitir un discurso elaborado propio extenso, sino que su papel se limite a proporcionar frases sencillas al aire que sirvan al colash final y al mensaje conjunto que quieran transmitir los productores de la película.

También se llega a abusar de las citas históricas para separar bloques, que siempre dan lustre y dignidad.
"Todo lo que ha ocurrido en el pasado volverá a ocurrir en el futuro"
Elías Chaquetenko. Fontanero Checo.

Su ritmo de aportación de ideas útiles puede llegar a ser extremadamente lento, rellenando el tiempo de rigor que debe durar la grabación con ideas vagas y repetitvas, insistentes; opiniones generalistas que enfocan el asunto pero que no aportan la concreción extra que se esperaría de un experto.

Es una fórmula que funciona, como se ha dicho, para no aburrir al espectador y mantener su atención fiel. Ideas sencillas y breves, pausas, imágenes, musiquita. Tras todo esto puede esconderse un contenido útil paupérrimo, pero oye, el documental es antisistema, alternativo, autofinanciado, salen expertos de varios países... y si te descuídas te chupas 2 horas para lo que se puede decir en 10 minutos.

¿No se están pasando al lado del sensacionalismo unos documentales que precisamente se venden como algo distinto al periodismo de masas del sistema?

¡Ah, que no son documentales, que son películas! Eso lo explica todo.
 

6 comentarios:

neko dijo...

Yo ando fuera del mundo y no he visto nada así, tengo que verlo para comprobar.sí me.convence de algo o me hace sentir mal...

Kasandra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Trinity dijo...

Pues no sé qué tipo de documentales dices, de los de denuncia sólo he visto los de Michael Moore, en cine, "Bowling for Columbine" y "Fahrenheit 9/11", aunque fue hace muchos años, no creo que siguieran estas pautas.

Herel dijo...

http://youtu.be/-1Y9OqSJKCc
(No la he visto entera)

Piedra dijo...

Mientras te leía pensaba precisamente en esa peli, la vi (la continué viendo) ayer, aunque no la he terminado, son más de dos horas.

Creo que hay peores, porque sus mensajes son más sospechosos,pero si, como dices esta en concreto también escama un poco, a mi sobre todo el ver a tanto crio siempre feliz, me hace pensar más en una secta que en otra cosa, pero quiero pensar que el proyecto que presentan existirá realmente, pues es mi propia idea de una educación ideal y hace tiempo que defiendo algo parecido. (desde el primer día que pise el cole, vamos) :D

Herel dijo...

Usan los recursos típicos de los "medios de manipulación", cuando hablan del viejo sistema ponen imágenes de alumnos aburridos y asociaciones fascistas. En cambio relacionan su sistema con rostros felices, niños jugando.

Al margen de los mensajes -ideas populares y generalistas- hasta donde he visto, si pretenden INFORMAR de algo así mal vamos.