jueves, 20 de mayo de 2010

La rifa

K, un muchacho de la ciudad, se fue al campo y le compró un burro a un viejo campesino por 100 euros.
El anciano acordó entregarle el animal al día siguiente. Pero al día siguiente el campesino le dijo:
- Lo siento, hijo, pero tengo malas noticias para ti: el burro se murió.
- Bueno, entonces devuélvame mi dinero
- No puedo, ya me lo gasté...
- Bueno. Es igual,entrégueme el burro.
- ¿Y para qué ¿Qué vas a hacer con él?
- Lo voy a rifar
- ¡Estás loco!. ¿Cómo vas a rifar un burro muerto?
- Es que no le voy a decir a nadie que está muerto...
- Un mes después, el campesino encontró a K, y le preguntó:¿Qué pasó con el burro?
- Lo rifé. Vendí 500 rifas a dos euros cada una y gané 998 euros.
- ¿Y nadie se quejó?"
- Solamente el ganador, replicó K, pero a él le devolví sus 2 euros...
- K creció, y cuando fue mayor pasó a ocupar la dirección de una compañía llamada ...

(leído en un foro, de autor original desconocido)

1 comentario:

Vir dijo...

para ser un desgraciado hay que valer, como el tío éste de la compañía.. yo lo pienso muchas veces, como con lo de pablo escobar, que tenía pasta para dar y regalar pero como tengas un poquito de educación o conciencia o lo q sea ya no vales.. es difícil ser tan joputa, un saludo!