martes, 24 de noviembre de 2009

enésimo intento con Linux

De nuevo estoy intentando pasarme a Ubuntu (siempre lo instalo en una partición, pero al final apenas lo uso).
El sistema me gusta pero tiene varias pegas, unas objetivas y otras derivadas de la costumbre.
Cuando estás acostumbrado a un sistema, cambiar a otro puede resultarte antipático. Así me resultaban muy antipáticos los PCs con su MS-DOS y su Windows-95 cuando vine del Amiga. O me siento incómodo al cambiar de un software determinado a otro, aunque tenga la misma o mayor funcionalidad. Lo tengo memorizado, sus herramientas, sus íconos, y el cambio me descoloca y me hace sentir perdido. Inluso al cambiar de un ordenador a otro: el teclado, el tamaño de la pantalla y sus matices de color...
Una vez me acomodé a Windows, con el 98, al instalar un XP, Vista o 7 lo primero que hago es seleccionar el tema de escritorio clásico.

Luego está el tema del software, que es el punto gordo y decisivo que impide que puedas rodar exclusivamente con Linux hasta tal punto de "hacerte" a él. Linux dispone de un gran surtido de aplicaciones gratuítas. Windows dispone de más, de igual o mayor potencia y calidad, aunque no gratuítas; e incluso dispone de aplicaciones técnicas y sectoriales que no existen para Linux.
Lo de que sean o no gratuítas al final no es un gran impedimento si hablamos de precios razonables, que no es el caso de ciertos programas con escasos rivales.

La no-existencia de herramientas nos impide a muchos independizarnos totalmente de Windows, el vínculo se mantiene. Así como el sistema es multitarea, el usuario también lo es: no arrancamos el ordenador sólo para usar el procesador de textos o un programa determinado. Hacemos varias cosas.
El problema de estar en Linux es que en un momento dado necesitas una herramienta que está sólo en Windows, y por la pereza y pérdida de tiempo de tener que estar reiniciando, al final prefieres trabajar directamente desde Windows, tanto para lo que sólo está para Windows como para lo que está también para Linux.

Windows 7 le ha hecho la puñeta al despunte que tuvo Linux estos dos últimos años gracias a la cagada de Windows Vista. Para ese 90% de usuarios que según se dice sólo usan el ordenador para navegar, chatear, escribir emails y reproducir archivos multimedia... se escapó la razón de peso para el paso a Linux (huir de un Windows que era una patata).
Este sector de usuarios es precisamente el que más fácil lo tiene; no echarán de menos nada de Windows que no exista en Linux, salvo la costumbre a un entorno determinado... y los virus, troyanos y spywares que pueblan sus discos duros.


El perfil de usuario que no puede permitirse abandonar Windows es el que usa programas técnicos, el jugón, y el programador de software técnico, comercial o destinado al mayor número de gente.

Otra pega son los drivers, aunque cada vez Linux dispone de más. Por ejemplo, en el anterior ordenador Ubuntu aún no disponía de los drivers correctos para mi modelo de Toshiba y no funcionaban las teclas de control, con lo que no podía bajarle el brillo a la pantalla, entre otras cosas. En el actual sí que funcionan.

Luego, tengo una impresora poco convencional, y los drivers para este modelo no venían ni en Ubuntu ni en la página del fabricante (sólo para Windows y OS X de Mac), aunque al final me han funcionado los de otro modelo de la misma marca para Linux, a la tercera, probando combinaciones de las opciones que se presentaban a continuación (y ya veremos si hay efectos secundarios). Esto es una puñeta que, a priori, al usuario medio le hace salir corriendo.

Tenemos pues, la importancia de la cantidad de usuarios de un sistema para que las empresas se vean en la obligación o necesidad que sacar drivers y software para él.

En la instalación actual el único problema de hardware que me queda por resolver es que cuando el portátil entra en suspensión (al cerrar la tapa), ya no vuelve a despertar.

8 comentarios:

cmaguirre dijo...

A mi lo que más me retiene ahora mismo en Windows (vista) es un programa de retoque viejísimo (del año 94) llamado photostudio 2000 que me vino con un scaner y que me encanta. He probado otros mucho más potentes, pero al que estoy acostumbrado es a este, y me resulta incómodo cambiar. Cuando estuve con Linux es lo que más eché de menos. Hasta lo instalé con wine, pero no es lo mismo.

Herel dijo...

Je, yo estuve usando durante años una versión también del 94 de Micrografix Picture Publisher, que era gratuíta (o shareware pero sin caducidad) y venía en el CD de PCmanía.
Las versiones posteriores no lo son pero, lo cierto es que no carecía de nada que necesitase. Incluso tenía una herramienta de distorsión por malla y perspectivas que ni el Photoshop (aunque supongo que a estas alturas ya las tendrá).

MEugenia dijo...

A mí lo que más me tira para atrás de usar Linux es el tema que ya comentas, tanto de los drivers como de los programas, y como cada vez estoy más alejada de la parte profesional de la programación, no necesito conocer Ubuntu ni otros S.O. (aunque tengo conocimientos básicos de los comandos y de edición con VI de cuando hacía prácticas en la Universidad y cuando tuve en mi 486 instalado Linux, a la vez que OS/2 y Windows, ¡qué tiempos!).

Sobre programas antiguos de retoque, sin mencionar los que usaba con MS-DOS, ya para Windows, el Corel Photo Paint y el Paint Shop Pro, pero reconozco que ahora utilizo básicamente el Photoshop.

A día de hoy, sólamente si tuviera ya el nuevo de sobremesa, un portátil y optara además por un NetBook, quizás probara Linux, pero sinceramente, aunque hay fama de que los que no usamos Linux somos unos chapuzas, no verdaderos "informáticos", creo que a nivel usuario doméstico, el Windows resulta más práctico. Si ya hablamos de entornos empresariales, donde hay que mantener servidores y manejar muchos usuarios, es obvio que un sistema Unix es mucho más fiable.

Por ejemplo, un coleguita español de un blog que ahora está en una reunión de desarrolladores de Ubuntu en Texas, comenta:
"somos los responsables de las aplicaciones educativas que se usan en la educación no universitaria en Andalucía. ¿Os interesan los temas relacionados con los servidores? Claro, tenemos una red de 3.500 servidores y creciendo en nuestras manos. ¿Os interesan los temas relacionados con las pruebas y la calidad? Claro, una cagada en la mínima cosa puede afentar a miles de clientes. ¿Os interesan los temas relacionados con el Escritorio? Claro, con más de 400.000 escritorios que mantener el próximo año como para no estarlo. ¿Qué tal el kernel? No lo toquéis mucho que la liamos."

http://antoniosanchez.wordpress.com/2009/11/17/encuentro-de-desarrolladores-de-ubuntu/

Pues eso, a nivel profesional, genial, para el usuario de a pie que quiere seguir haciendo cositas interesantes en casa, Windows.

Saludos

Herel dijo...

Con el ordenador que devolví me vino el Corel Paintshop de regalo y pude probarlo: hace lo mismo que el Photoshop, no le falta nada que yo use. La única pega es la de siempre: se te hace extraño el nuevo entorno, los nuevos atajos de teclado y la redistribución de las opciones.
De todas formas he visto que tiene un precio muy asequible e igual me hago con él, si no acabo con el GIMP, con el que nunca he profundizado porque se me hace antipático ese entorno.

Zuviëh dijo...

Ey, chipirrín yo ya llevo dos años sin windows y sólo lo uso para impirmir, y voy a l ordenador de mi padre a hacerlo...

Y respecto a los programas de windows tan necesarios y bla bla bla, tienes el adorable wine, que te emborracha de felicidad. xD :D

Herel dijo...

Pero Chipirrina, con Wine pierdes potencia; para usar un procesador de textos o CALCULADORA.EXE pues vale, pero...

Zorro de Segovia dijo...

tengo previsto comprarme un Mac en cuanto pasen las navidades. Me estáis acojonando un miedo dado mi perfil usuario extra-torpe, pero ¿quién dijo miedo?

Herel dijo...

Yo también me acojonaría. No sé cómo va el tema del software en Mac, si existe una bolsa mantenida como en Ubuntu. Pero como hay menos oferta, si necesitas una herramienta concreta, igual no existe, o tienes que pasar por el aro de lo que haya.