miércoles, 28 de octubre de 2009

reformas en la jaula

Con unos tablones que conseguí descuajaringando una caja de vino me he puesto a fabricar plataformas para la jaula del hamster.

La plataforma superior va apoyada en los barrotes longitudinales con dos tornillos-gancho en "L" (los de colgar cuadros) en cada extremo. Posee un peto para que el hamster no defenestre el cuenco de la comida, y una cutre-escala fabricada con una tira de cartón con cortes en el centro entre los que inserto, para enderezar, medio tallo de una planta que no sé cómo se llama, y que es la misma que he usado para el peto. Esta planta llega a crecer hasta dos metros de altura adquiriendo el tallo apariencia leñosa; es rígido y a la vez blando de cortar.
El peto está sujeto simplemente empalando el tallo en las puntas de dos tornillos-gancho en "L" que asoman desde el canto de la tabla.


La escala va clavada por la parte inferior de la plataforma con un tornillo de anilla. Aquí aparece torcida, pero empujando el tallo inserto, hasta hacer tope con el canto de la plataforma, la escala se endereza alinéandose con el lateral de la jaula. Las tiras de cartón hacen de presas-peldaños, ya he comentado que mi hamster es un pésimo escalador, de hecho su primera reacción ha sido intentar comerse la escala. Luego ha descubierto que sirve para subir.
 

La siguiente plataforma ocupa todo un largo de la jaula y va simplemente apoyada en los bordes del cuenco de plástico inferior, y a tope con los barrotes. Va a la medida y se queda fija al cerrar la jaula. Me ha costado más porque he tenido que cortar el tablón a la medida, primero marcando con un cuchillo, y luego a golpe de martillo y punta de destornillador.



He desplazado la rueda hacia el frente, y el bebedero lo he colocado entre la rueda y la plataforma longitudinal. El pitorrito queda oculto pero asoma hacia abajo de modo que el hámster puede beber sin problema.
También se puede apreciar como la base es mitad serrín y mitad arena.


Y por último, aprovechando que la tabla longitudinal tenía dos agujeros, uso estos como maceteros para insertar sendas ramitas de chopo y de sauce blanco. El hamster mordisquea las hojas de vez en cuando. Le doy chopo, sauce y aliso.

Abajo me queda el espacio libre para el iglú, la casa-coco, y el tubo de cartón.

**
Cuando volví a meter al hamster y quiso beber agua, se dirigió al lugar de siempre e hizo la operación de siempre, encontrándose con que no había tubito, chupando el aire. Con un mosqueo impresionante se subió a la rueda para desahogarse y al rato lo volvió a intentar. Le tuve que coger y meterle el morro por el hueco donde ahora estaba el pitorrín del agua.

2 comentarios:

Theodora dijo...

Qué chulo.
La jaula de Napi es igual que la tuya. Pero nosotros le quitamos el iglú porque el anterior hámster que tuvimos se apoltronó en la caseta y sólo salía para comer e ir al baño, y si sólo podía sacar la cabeza mejor que mejor. Además, la nuestra es hámster dorado, y son más grandes.
También traía una plataforma de plástico , no recuerdo si con una rampa. Se la quitamos porque como se metiera debajo no iba a haber quien la sacara...
Son buenas ideas. Supongo que te destrozará unas cuantas escaleras de cartón. Sólo ten cuidado de que cuando muerda las otras maderas no saque astillas...
Nunca le hemos dado nada de sauce y demás a estos bichos, supongo que les vendrá bien para ir al baño...
Quizá también ponemos en práctica lo de la arena lavada en vez de serrín.
Por cierto, ¿has probado las bolas estas que lo metes dentro para que corran por la casa? Están bastante bien, mi hámster se lo pasa genial (sobre todo cuando se le abre una puerta y puede correr libre por la habitación sin que nos enteremos). En amazon una vez vi unos... corralitos que eran de metal como la parte de arriba de la jaula, pero todos los barrotes verticales para que no trepen y se salgan. El problema es que la mayoría eran para tener conejos o cobayas, pero si a tu hámster le gusta salir de la jaula y tal prueba a hacerle un corralillo (cuatro paredes) de metacrilato para que ande por el suelo. Uno de nuestros hámsters tuvo uno y no veas lo que gozaba con poder salir de la jaula y andar por el suelo a su antojo. Se ponen a escarbar y morder los rincones, pero no lo parten, y no hay riesgo de que se escapen. Le das más altura que la jaula y la puedes meter dentro para que entre y salga a su antojo trepando por los barrotes.
¡a disfrutar!

Herel dijo...

Éste también tiene días que se apoltrona y la única forma de hacerle salir (por las buenas) es acercando un trozo de oloroso queso o salchicha. No falla, y si luego se lo escondes en un lugar difícil se pone histérico intentando llegar al olor.

Bola no tengo. A veces le suelto por la casa, un poco pendiente de por dónde anda, o le acorralo en un rincón con cajas. Yo le dejaría suelto todo lo que quisiera, el problema es que va dejando cagarrutillas ahí donde le pilla, y si no le voy siguiendo con el papel higiénico detrás luego me toca jugar a "busca las cacas" XD

Yo volvería a ponerle la plataforma esa de plástico, y la comida arriba, para que no se acomode y haga algo de ejecicio para subir a buscarla.
Si tu jaula es como la mía tienes espacio suficiente para meter la mano por debajo si la colocas más alta (supongo que tiene reguladores luego la podrá poner a la altura que quieras).
También, prueba a darle hojas de aliso (en las orillas de ríos y charcas), al mío le pirran (he leído que tienen alto contenido en taninos y eso les debe gustar, aunque no sé si acabará teniendo efectos psicotrópicos ;P).

Y podrías poner unas fotos de tu hamster y de la jaula en tu blog.