martes, 26 de junio de 2007

8 confesiones

- De pequeño, pasando la noche en la casa del pueblo de mis abuelos me meé en la cama. Me quité los calzoncillos, los metí entre la colcha y la pared, y me fuí sin ellos.

- De pequeño también, en pleno proceso de experimentación con la vida y la muerte, torturé a varios pequeños animales (destripar lagartijas, asar sapos...). Ahora no les hago daño, sólo los observo.

- Soy muy muy cerrado con la gente que no conozco, salvo con la gente rara y atípica, de la que puedes obtener más feedback interesante y diferente, lo cual me estimula.

- Al igual que le pasa a Taza, conmigo tampoco funciona el victimismo (más que ver la acción veo lo que la persona pretende con esa acción, y miro directamente a los ojos... yo también sé llorar, ¿lloro yo también para anular tu lloro?), ni la amenaza, ni la insistencia. Me hacen recelar y cerrarme más todavía, no cedo.

- Soy muy vengativo, aunque no siempre ejecuto la venganza en seguida, ésta aguarda archivada en frío. No olvido cuando me han hecho sentir mal.

- No juzgo tanto a la gente por lo que hace sino por quién es, por mis impresiones personales. Mi sentido de la justicia a nivel personal es muy subjetivo y se basa sobre todo en lo que yo sé de esa persona y del fondo que intuyo. De hecho, no creo en la justicia general, casi siempre discrimina a una parte en favor de otra, pero a diferencia de la justicia personal... la general impone y somete por la fuerza.

- No me gusta llevar símbolos de otros, ni ir detrás de nadie, ni formar parte del rebaño de un pastor, ni llevar por ejemplo camisetas de un cantante determinado o que te marquen como seguidor de alguien ¡y encima gratis! En casi todos los grupos siempre hay un líder, un guay, o un grupito de ellos que son a los que más se les ríen las gracias y cuyas opiniones tienen mayor peso, llegados al extremo de que tú digas algo, nadie te haga caso, y acontinuación lo proponga el guay y todo el mundo lo vea con buenos ojos. Trato de no contribuir a extender o confirmar su poder, y me jode que otros se dejen llevar como corderitos y se presten a adorar al ídolo, inutilizando mi intento de boikot. Pero más me odio yo a mí mismo cuando me he dejado arrastrar.
Tampoco me gusta la ropa donde la marca aprovecha para autoanunciarse, o para anunciar otro producto o persona.

- Mis medidas actuales son 89-70-91.

Y ahora se lo tengo que mandar a 8 personas... hmmm, a ver quién no lo ha hecho ya...
Zuvi (de ésta me temo lo peor con lo arisca que puede ser), Verde (a parte de cazar grillos meándoles la casita...), Treiral (al que le encantará hablar de sus rarezas), J.Coltrane (historias sórdidas sin duda), Chanchis (para que haga varios párrafos, que últimamente parece que escribe con la punta de la nariz), James (que seguro que tiene muchos trapos sucios bajo esa fachada impecable), Anónimo (ese que escribe en todos los blogs de vez en cuando, para que deje de serlo)... y a Eduard Punset por si me lllllee allllllgún día.

8 comentarios:

Chasky dijo...

¿Y quién no fue cruel con los animalillos de pequeño? A mi por ejemplo me encantaba saltar encima de las hormigas y matar a un puñado.

Zuviëh dijo...

¡¡ya lo hice!! aunque fueron 5...

Zuviëh dijo...

Aunque tal vez lo vuelva a hacer.. xD

Herel dijo...

Zuvi, pues estás nominada de nuevo. :D

Chasky, y volarles los hormigueros a petardazos... ufff, qué útil era la pólvora para hacer todo tipo de gamberradas.

James dijo...

hay hay hay q miedo, he sido nominado... pero vosotros jugais con ventaja, por eso de que vuestros blogs sean anonimos (o pseudo-anonimos) en mi blog entra familiay amigos xD

Quedaria feo eso de decir: "una vez me la casque en el baño de pedrito y me fui en el albornoz" o alguna chorrada similar... y q luego pedrito lo leyese xD

Bueno, pensare a ver como salgo de esta encrucijada que me habeis metido tu y Tazita de Cafe...

;-)

pd: algunas de esas cosas no las veo yo muy secretas eh? xD

Herel dijo...

James, pues sólo tienes que cambiar los nombres y la fechas.

Otratazadecafe dijo...

Menos mal que has crecido, que pensando en los pobres sapitos de hace dos post, en otra época no sé cómo habrían acabado... Mi abuelo me contaba que él hacía trasplantes de corazón entre lagartijas, jaja, qué bestia.

Sobre los ídolos o líderes de grupo pienso lo mismo, me revientan las personas que manipulan y los que se dejan manipular más aún.

aiyana dijo...

Anda que lo de los calzoncillos.... ja ja