martes, 18 de octubre de 2011

puerta a puerta hijoputas

Pues eso me parecen, unos hijos de puta. Son vendedores o recogesuscripciones de lo que sea, puerta a puerta, que inmediatamente después de tocar el timbre dan unos golpecitos con el puño, tal como haría una persona conocida. De esa forma la gente abre directa y desprevenidamente pensando que es su hijo que vuelve del cole o alguien de la casa.

Para que te fíes...

10 comentarios:

humo dijo...

...Con sus trajecitos de El Corte Inglés, su corbatita y su pelito corto repeinado...
Les aborrezco (¿O es "Los"?)

Zuviëh dijo...

Son muy simpáticos... xD

Zuviëh dijo...

Son muy simpáticos... xD

Herel dijo...

Jaja, pues sí, iban vestidos impecablemente de traje y recién salidos de la peluquería.

pd: Ambas están admitidas: http://www.spaingrammar.com/problemas-pronombres.php

Piedra dijo...

A estos al menos les puedes decir las cosas a la cara, para mi los que te llaman por teléfono son peores, dile lo que quieras que vuelven a llamar.

Toni dijo...

La vida está muy achuchada. No debe ser plato de buen gusto ir picando casa por casa...

Salu2

Trinity dijo...

Suelen aprovechar además en horarios en que no está la portera. Por una parte me da pena, como dice Toni, porque deben estar necesitados, pero es que por otra le echan mucho morrazo. Además no se inmutan cuando les dices que está prohibida esa actividad en la comunidad, por más que les eches bronca, lo único que hacen es bajar de planta y seguir a su rollo.

neko dijo...

Pues yo intento entenderlos, y lo intento y lo intento.... hasta que llaman a mi puerta y me despiertan de la siesta. Entonces se acabó mi comprensión... y encima eso, que llamen dando golpecitos como si los conocieras, eso sí es para cortarles las manos.

Anónimo dijo...

El susto que me llevé cuando vinieron ocho personas a llamar a la puerta de mi casa, todos ellos de traje regio negro y lustrosa corbata. Portaban todos ellos una carpeta de cuero, abrigo negro y un maletín. Abro la puerta y preguntan por mí, nombres y apellidos correctos; yo palidecí en el acto pues con tanta pompa y boato lo primero que pensé fue: "Ay, Dios, los de hacienda vienen a por mí". Añado que todos y cada uno de ellos lucían cara de palo.
¿Quienes eran? Los de R (internet por cable en Galicia). Evidentemente, tras recobrarme del susto los eché casi a patadas. :D

Herel dijo...

¿Ocho personas? Eso es marqueting ultra-agresivo, si es que no son directamente ladrones. Pobre de quien flaquee y los deje entrar en su casa...