miércoles, 3 de diciembre de 2014

ciberhippismo

Hablaban el otro día en un reportaje en La 2 sobre los eventos Art Futura de principios de los años 90. Eventos donde se exponía arte digital y que conozco únicamente porque vinieron en el "CD inservible" de la PC Manía. La PC Manía venía con dos CDs: uno con juegos, utilidades, archivos...etc, y otro de relleno, el inservible, el que iba directamente a la basura, donde te solían meter normalmente contenido promocional de algo, alguna mierda visualizable interactivamente.

El caso es que uno de los artistas entrevistados comparaba su etapa hippie de los 60 con su etapa de artista digital de los 90.
 eslogan: los 90 son los 60 al revés
En plena época hippie este hombre reconocía tomar drogas para adquirir nuevos estados de consciencia, ampliar sus capacidades cerebrales, encontrar nuevas perspectivas, blablablá...
Pero en pleno amanecer de los ordenadores personales de 16 bits, decía que ya no necesitaba drogarse para mejorar en su búsqueda artística, gracias a que los ordenadores le permitían superar esas limitaciones humanas que tanto nos frustran.

Delante de un ordenador adquirimos un estado de capacidades ampliadas de análisis, experimentación, materialización de ideas, conocimiento, creación... Sobre todo si sabemos aprovechar todas sus posibilidades.

7 comentarios:

planseldon dijo...

Qué mierda de revista era la PCManía, yo no sé porque la estuve comprando tanto tiempo. Tengo una montaña de PCManías en el trastero y todavía no sé por qué no las he tirado al contendor.

Borobia dijo...

Yo también compraba la PC Manía, entre otras revistas informáticas. ¡Ya no me acordaba de eso!

Herel dijo...

Planseldon, véndelas. Yo tiré hace años las mías.

Borobia, si comprabas varias revistas seguramente la mayor parte del contenido fuera repetido entre unas y otras.

Comely dijo...

Pues yo compré unas tres, que es lo que permitía mi presupuesto adolescente, y me encantaban. Por aquél entonces ni sabía que hubiera otra gente que jugase a estas cosas, fueron una gran alegría.

Herel dijo...

Que jugase ¿a qué cosas?

Comely dijo...

Con el ordenador, me refiero. En mi instituto sólo recuerdo a otro chaval con ordenador en aquella época, el que me abrió al mundo de la piratería compartiendo diskettes. No todo era tan accesible, por aquel entonces.

Por cierto que le estoy dando caña a Venenarius Verborum, estos días. Buenísima, de lo mejor que he jugado últimamente.

Herel dijo...

Ah, vale. Sí, en los 80 no era nada habitual tener un ordenador. Yo conseguí el primero, de 8 bits, a finales de los 80, e incluso en esa época, la mayoría de los compañeros de clase no tenía ordenador. Los 90 son otra historia.

Gracias.