miércoles, 13 de noviembre de 2013

Para esto se usan las televisiones públicas

Ante el cierre del Canal 9 valenciano, por no tener ya nada que perder, los ex-trabajadores han decidido tirar de la manta y denunciar el silenciamiento que se les impuso desde arriba para informar del accidente del metro de Valencia.
Para esto sirven las televisiones públicas y canales autonómicos, para filtrar al servicio de quienes los controlan... o para costear estupideces como "Corazón Corazón" o "Ana y los Siete".
Lo mismito que las privadas, diréis. Sí, pero en las privadas esa mierda no la tenemos que pagar entre todos.

En mi opinión sí que debería de haber una televisión pública. Pero sería sólo una y su único cometido consistiría en informar y formar sobre temas que nos afectan como ciudadanos de este país. Exclusivamente. Para el ocio y el escapismo ya está el sector privado, al que le tienen que dar de comer sus espectadores, no la saca común.
En concreto imagino programas dedicados a informar de nuevas leyes o a repasar las ya existentes. A informar y mostrar en qué se está invirtiendo el dinero público, en especial cuando una administración le suelta una cantidad importante de dinero a alguien...
Puede sonar a NODO o a televisión Norcoreana... medio de propaganda. La cuestión, como en todo, está en hacerlo bien: con periodistas, expertos, informadores, profesores y técnicos; sin showmans, sin publicistas, sin artistas, sin payasos, y sin filtros desde el poder, que es lo que ocurre mismamente ahora -hemos visto- sin necesidad de viajar en el tiempo o a un paraíso comunista.

Posiblemente sería una televisión aburridísima para muchos. Y precisamente por eso es necesario que sea pública. Porque emitiría informaciones necesarias que nadie más podría emitir, visto que los contenidos útiles no son negocio, como sí lo son la telebasura y el circo evasivo, los opiáceos.

4 comentarios:

Ide dijo...

Lo de que las privadas no las pagamos entre todos tiene algo de falacia. Primero: las privadas se aprovechan de la red pública de repetidores -que sí hemos pagado entre todos y que se mantienen con nuestros impuestos- y por ello pagan una miseria. Si se calculan los costes de mantenimiento con lo que pagan en impuestos las privadas es de vergüenza.
Otro argumento contra la supuesta gratuidad de las privadas -y de todo lo que el sistema capitalista presenta como "gratis", aunque es un argumento que yo tampoco acabo de ver muy claro te lo pongo- es que las privadas se financian con publicidad, y la publicidad, no es sale gratis, sino que encarece el precio de los productos que consumimos, por lo que se acaba sumando a la plusvalía de los trabajadores.
Pero, aparte de todo, para mi lo principal es que las licencias de los medios, en vez de darse a las empresas privadas que están en manos de la oligarquía financiera que sólo buscan su beneficio, deberían estar en manos de organizaciones democráticas que procurasen el beneficio de la sociedad (esto se haría fácilmente con una buena ley de medios). Desde luego el modelo de tv pública que hay en España -nacional o autonómica- es una mierda, pero las privadas lo son tanto o más.

Herel dijo...

Desconozco los costes del uso y mantenimiento de la red de repetidores que comentas, pero ya puestos supongo que también se aprovechan de la red pública de carreteras cuando tienen que ir a hacer un reportaje. Pero como todos los grandes son amiguetes, esto no es nada en comparación con el dinero público que se llevan con publicidad sobre organismos del estado o regiones.
Por otro lado, ¿sabes lo que encarece más los productos, mucho más que la publicidad? Fabricarlos con mano de obra con salarios altos, seguros y derechos laborales.

No pretendo ser demagógico, pero los argumentos que das son muy pobres y rebuscados para el contexto que se presenta.

Y es que estamos hablando de televisiones que además de emitir el mismo tipo de contenido que las privadas, además de usar también la publicidad como fuente de ingreso (menos TVE, creo), además de estar al servicio de intereses dogmáticos particulares, del gobierno y sus lobbies, además de eso... nos cuestan más dinero aún.

Si pagan menos de lo que deberían por los repetidores según el criterio X, pues un chanchullo más de este sistema podrido de parásitos y colegueo, qué quieres que te diga. Por cierto, ¿cuánto pagan?

Se me ocurren los partidos políticos como el cúlmen de las organizaciones democráticas, y a la vez son los que tendrían que hacer esas leyes de medios, y a la vez son las élites financieras, socios o perros.

¡Qué guay es la democracia!

Piedra dijo...

Tu lo que quieres es que la tele sirva para algo (útil), que loco.

La 2 a las 7 de la mañana y a veces por la noche se puede ver, pero lo mejor es prescindir del televisor.

Sobre el comentario de IDE, no podrían estar en manos de organizaciones democráticas, porque eso no existe,al menos de momento.

Herel dijo...

Ni creo que existan, o que hagan honor a la definición de democracia. El pueblo está compuesto por personas con intereses distintos e incluso opuestos. El pueblo no decide, al final unos imponen a otros.

Yo me preocuparía más por que haya buenos jefes, que no traicionen ni saqueen a su propia tribu.