viernes, 9 de enero de 2015

Libertad de expresión

Si buscáramos un equivalente español de la revista francesa Charlie Hebdo, sin duda podríamos pensar en El Jueves. Irreverente, zafio y de izquierdas, como califican importantes medios americanos a la publicación gala, que se ceba con todo tipo de religiones y personajes políticos.

Si hacemos un poco de memoria, recordaremos lo que ocurrió hace unos años cuando el semanario El Jueves publicó un número en cuya portada aparecía el príncipe heredero fornicando con su esposa.

Por si alguien no lo recuerda, lo relataré: ocurrió que el príncipe, su hermana y un amigo, se presentaron armados en la redacción de El Jueves y mataron a todos los dibujantes, además de a dos policías que vigilaban el edificio debido a las amenazas recibidas por la Casa Real.

...

Oh, un momento... ¡no no! no fue así. Creo que lo que en verdad ocurrió es que se dió la orden de censurar el número, y la misma mañana de su publicación todos los ejemplares fueron retirados de circulación y destruídos.

Bien, esto es la prueba de que las cosas pueden solucionarse sin violencia alguna. Los musulmanes ofendidos por las caricaturas burlescas de C.H. simplemente podían haber actuado siguiendo el ejemplo de la Casa Real y la Casta Política: llamar a la revista y ordenar censurar el número.

...
NOTA ACLARATORIA:
Aunque este blog lo leen cuatro gatos con más que suficiente comprensión lectora, por si algún cortito extraviado cae por aquí, no estoy justificando a los fundamentalistas, ni si quiera estoy hablando de ellos como motivo principal, sino de la relatividad de la libertad de expresión.
Los mismos políticos y agentes de poder que dictan, censuran y crean leyes que impiden la libertad de expresión que no les conviene, se presentan estos días como sus defensores y abanderados.

No considero la base de este atentado como un ataque a libertad de expresión, sino un asesinado como parte de una guerra de poder, y modo/medio de vida de algunos, que busca y encuentra excusas para justificarse de la misma forma que otros encuentran sus excusas para llevar a cabo sus fines e invadir países o reprimir a grupos.
Sí, en cambio, considero un ataque a la libertad de expresión medidas como prohibir grabar a la policía o identificar y multar a los manifestantes.

10 comentarios:

planseldon dijo...

+10

Yo añadiría algo más: la Republique ha ayudado activamente a los terroristas fundamentalistas a derribar el muy laico gobierno de Gadafi y a los terroristas fundamentalistas a poner en graves aprietos al muy laico gobierno de Al Asad... y evidentemente con esto tampoco estoy justificando los asesinatos de Charlie Hebdo..

Herel dijo...

Vaya, eso tiene evidentes paralelismos con el caso del 11S y USA.

planseldon dijo...

Y por cierto, no me parece que sean ajenos estos dos hechos (especialmente la caída de Gadafi) con el actual precio del barril de Brent (además hay que unir la estrecha alianza entre el muy fundamentalista gobierno de Arabia Saudi y USA-Europa). Si Gadafi siguiese gobernando en Libia, es muy difícil que nunca el barril hubiera bajado tanto de precio...

Herel dijo...

Claro, el petróleo de la franja islámica siempre ha sido el motivo fundamental del interés occidental en intervenir allí.

Piedra dijo...

No es el único caso de censura, recuerda el caso Alcasser que costó el programa a Pepe Navarro o cuando una de las putas del ex-rey amenazó con irse de la lengua casi la matan, Barbara Rey, para que no haya dudas. También se censuran muchas noticias en Egpaña e incluso páginas de internet o estadísticas oficiales que no se hacen o a las que no se puede tener acceso.
En fin, lo que es la libertad de expresión murio hace mucho, pero en Egpaña, más.

Herel dijo...

Nah, en Corea del Norte más ;)

Eugenia dijo...

Tenía pensado hacer un post sobre todo este tema, pero sinceramente, me dio miedo, así que opinar, sea lo que sea, me parece valiente.
Para mí ha sido un asesinato de inocentes, me da igual en qué trabajaran, pues no olvidemos los rehenes del supermercado, los policías, además de los de los trabajadores de Charlie Hebdo.
Sí creo que es un ataque a la libertad de expresión, porque podrían haberla tomado con policías, jueces, políticos, y en cambio han ido contra personas que sólo usaban el lápiz como "arma". Un sinsentido, una barbarie.

Nadie puede pensar que unos fanáticos yihadistas iban a acudir a las vías legales para que retirasen esas publicaciones.
Si existe o no verdadera libertad de expresión, es un tema relativo. ¿Comparado con qué país? Aquí se hacen tertulias en todas las cadenas y la gente opina, muchas de ellas mujeres, pero no ordenan lapidarlas. Para mí el hecho de que existiera el semanario, ya era una muestra de libertad de expresión, como que pueda leer aquí "El Jueves".
En fin, un tema complejo, porque siguen y siguen las noticias de atentados en Nigeria con niñas bomba, y más y más asesinatos.
La manifestación multitudinaria de ayer en París era necesaria. Más allá de los intereses económicos y lo que hagan los servicios de inteligencia por ahí a nuestras espaldas, el ciudadano de a pie de Occidente sí considera que vive en un mundo de relativa libertad, a pesar de todos los fallos que puedan existir, con los que por supuesto soy crítica.
Je suis Charlie! Vive la France!

Herel dijo...

Siendo sinceros, no podían ir por la vías legales, porque no les serviría para nada o el camino sería árduo. En cambio, si los interesados en censurar esa caricatura fueran los gobiernos occidentales o alguno de los plutócratas, el camino "legal" sería facilísimo, tan sencillo como dar una orden, imponer sanciones y castigos.

Aquí los únicos censores son nuestros gobiernos, y allí, los suyos.

Comely dijo...

Prepárense para un nuevo recorte a las libertades, por su propia seguridad.

Herel dijo...

Y si no le parece bien, quizá es que usted sea un terrorista.