domingo, 2 de diciembre de 2012

El juego de los corzos

A lo largo de la ruta me crucé con tres parejas de corzos, siempre iban por parejas, corriendo a brincos.

En cierto momento, desde un alto, sorprendí a un grupo de cinco corzos que se dedicaban a jugar a una especie de "tú la llevas", con persecuciones, carreras haciendo un corro, y simulaciones de combate con cuernos, aunque ninguno de aquellos ejemplares tenía cornamenta. El que parecía más combativo de todos terminó por apartarse varios metros del grupo, observándolo, y finalmente se fue. El resto se quedó paralizado, alerta, durante unos minutos, y luego prosiguieron el juego siendo otros los que tomaron el papel de retadores.

subiendo y bajando a cuchillo por las cuchilleras
Soplaba un viento polar (al salir de Madrid, a las 8.30 marcaba -5ºC), y los buitres parecían cometas planeando con las alas inmóviles y ligeramente plegadas.

Sifones del Canal de Isabel II entre bosquetes de quejigos.
Me acerqué a investigar una gran raja en el terreno visible desde Google Earth, y también una vez allí desde los montes cercanos. El acceso por uno de los extremos terminaba precipitándose en una gran caída, y el otro se hacía impenetrable casi al comienzo por la selva de zarzas que habían crecido al resguardo de la umbría.
 
La Cabrera desde el Embalse de Pedrezuela
A lo lejos vista de perfil de La Pedriza




4 comentarios:

Kasandra dijo...

Mola madrugar para salir al monte; lo que peor llevaría sería el frío, pero bueno, vale la pena. Me gustan las fotos, sobre todo la primera. Creo que nunca he visto un corzo delante, jeje, creo que por aquí no hay; muy chulos ellos.

Piedra dijo...

Seguro que dejaste defraudados a los buitres. (Ellos también te vieron :P)

Yo cuando alguna vez me encuentro un animal silvestre de pronto, me considero realmente afortunado, es un regalo para la vista.

Georgells dijo...

Es privilegio del madrugador la belleza natural, como bien demuestran tus fotos.

Haces a los flojos - como yo mismo - pensar dos veces eso de permanecer en nuestra cama por las mañanas.

Un abrazo!

G.

Toni dijo...

-5 grados!!!
Tienes valor desde luego...
Un abrazo amigo.

Salu2