miércoles, 23 de diciembre de 2009

La lotería explota a los niños de San Ildefonso

Hoy al poner la radio en el coche me encontré con la noticia de que una asociación de discapacitados había denunciado al organismo de la Lotería por explotación infantil o algo así.

Se referían ni más ni menos que a los niños de San Ildefonso, esos que cantan el sorteo cada Navidad.
Al rato entró en antena un portavoz de la organización "de minusválidos y defensa de los niños" que había puesto la denuncia, haciéndose el listillo con un discurso alarmista y demagógico. Ante la mayoría de las preguntas respondía que no sabía, si existía permiso paterno, si los niños podrían sentirse mall... eso habría que averiguarlo. Su "preocupación" era que aparecieran niños "promocionando" un juego.

Luego entró el Defensor del Menor diciendo primeramente que la noticia fue publicada en los medios antes de que les llegara la denuncia (lo cual dice mucho de las intenciones de esa organización), y a continuación que sin duda la iban a desestimar.

Nunca he comprado lotería ni sigo el sorteo, pero juraría que los niños de San Ildefonso lejos de sentirse explotados o utilizados... se darían de hostias entre ellos por ser elegidos para salir a cantar las bolas.

En cuanto a esta organización de minusválidos... con personajes así, es una organización PELIGROSÍSIMA. Si se dedican a denunciar chorradas victimistas, cualquier día la chorrada puede colar y hacerle daño a alguien.
Igual es que juegan a eso, a tocar las pelotas a ver si en una de esas les toca la lotería y ganan algo... ¿más subvenciones?

2 comentarios:

MEugenia dijo...

Creo que la gente mea fuera del tiesto, a veces tanta "sensibilidad" puede llegar a caminos peligrosos.
Está claro que esa asociación algo extraño busca, si no son subvenciones algún otro tipo de atención mediática, pero como tú dices, los niños de San Ildefonso están encantados de cantar la lotería, y que a nadie se le ha pasado por la cabeza que puedan estar explotados.

Herel dijo...

Al menos el defensor del menor tenía los pies en la tierra, pero hay muchos tontainas de esos ya metidos en política. Y basta que se junten los que denuncian con los que tienen el poder, se den la razón, y ya la tenemos.